Skip navigation

Tag Archives: Toribianitos

Mientras esperan a Papa Noel les dejo esta reflexión (su chamba está dura hoy)

Que esta navidad sea paz y felicidad en todos sus hogares y recuerden que en este día celebramos el nacimiento del niño Jesús, hecho que ocurrió hace más de dos siglos. Cualquier intento de adorar a otra religión como la humalista, alanista o fujimontesinista y a la vez usar una careta cristiana será tomada como blasfemia por este blogger ya sea el día de hoy u otro día del año.

El mensaje va para todos: “Al César lo que es del César, a Dios lo que es de Dios” (San Mateo Cap. 22 Ver. 21)… asi que en esta campaña electoral presidencial del 2011 que se nos viene no quiero escuchar “x si, otro no” u otra arenga similar que denoste la necesidad de un iluminado para que podamos seguir adelante como país… como cristiano les digo: nos basta con Jesucristo y punto (ni siquiera Maradona para algunos incrédulos).

Jesús, María y José 🙂

También les recuerdo que gracias al Cardenal Juan Luis Cipriani es la primera navidad sin los “Toribianitos” que por más que les guste o los harte fueron parte de nuestra expresión cultural a estas alturas del año. Pero por eso no crean que un cardenal hace una iglesia… es como pensar que un presidente hace un país (como si este país solamente fuese rico en grasas saturadas o cualquier tipo de lípidos y todos fueramos ególatras y bipolares reconocidos por la CIA).

Son estas reflexiones las que les dejo para esta navidad asi que… ¡¡¡ Felíz Navidad y un Prospero Año Nuevo les desea el staff del Caviar de Cianuro !!!

Caricatura de Heduardo

Yo personalmente no creo que el Arzobispo de Lima, Juan Luis Cipriani, lleve consigo las palabras de Dios tal como él profesa. Lo que a él le motiva es el fundamentalismo ideológico con el cual intenta que la iglesia, como institución, gane el terreno perdido durante estos tiempos e intente controlar los aparatos del estado e incluso nuestra propia privacidad.

El Cardenal, como verán en el siguiente video, es capaz de decirle a cualquier mujer “puta”, que la institución militar es una “mierda” y que los Servicios de Inteligencia deben de tener “espíritus mentirosos” aunque ésto cueste la vida de inocentes y aliente ejercicios dictatoriales tal como ocurrieron en la década del fujimontesinismo.

Escuchemos las palabras del Cardenal Juan Luis Cipriani en este viernes santo por agenciaperucom ya que hay que estar interesados qué es lo que entiende como “Naturaleza Humana” (si bien este video es del 2001 vale la pena recordar quien es este sujeto).

Jajaja, jijiji, jojojo… ¡Vaya patán resultó ser este monseñor! Y ya que él pide la renuncia del Ministro de Salud, porque no le da el gusto en su berrinche ideológico, a ver si este video llega al Vaticano para que retiren a este sujeto del Arzobispado.

Caricatura de Andrés Edery

También, entre otros roches, podemos ver cómo es que el Cardenal negocia el Colegio de los Toribianitos (y no le importa un rábano si es que gasean a los chicos), vaya a molestar a la gente de la Universidad Católica con “la recuperación” del recinto universitario de las almas pecadoras, cómo durante su estancia como Arzobispo de Ayacucho no atendía a aquellos familiares de víctimas muertas tanto por terroristas como por militares en tiempos de la guerra contrasubversiva (incluso llegó a poner en la puerta de la Catedral un cartel que decía: “Aquí no se reciben casos de Derechos Humanos”) y cómo nos quiere alarmar, en la actualidad, de la llegada del demonio porque no le hacemos caso a su palabra que, según él, es la palabra de Dios.

Caricatura de Rossell

Por eso, en estas fiestas recordemos que, quien nos habla desde la Catedral, es un simple mortal que prefiere pasar como víctimas al Papa y a los Sacerdotes en vez de afrontar el problema serio de la institución que es el aprovechamiento que muchos de sus miembros hacen de la cuota de poder que los creyentes de la religión católica les otorga. Uno de los gravísimos casos, donde se nota dicha aberración muy fuerte, es el de los niños y niñas violados por párrocos y eso no tiene perdón, ni siquiera de Dios, por ser un escándalo repetitivo que miembros de la iglesia, como Cipriani, intentan encubrir para seguir teniendo su cuota de poder.

Pd. Con esto no intento hacer una generalización de los integrantes de la iglesia católica pero necesitamos que los justos y los verdaderos obreros de Dios pongan estos temas en discusión y que estos charlatanes con sotana no se vengan con excusas ni con escandaletes que, al final, debilita a la gran comunidad eclesiástica.