Salte la navegación

Tag Archives: Julio Fernández Vargas

Esto de alguna manera ya había sido anunciado por los soldados sobrevivientes a la cobarde emboscada terrorista que ocurrió en Sanabamba (en el VRAE). Se trata de niños manipulados por Sendero Luminoso (más allá de que el camarada José lo quiera llamar “Ejército Revolucionario de Obreros, Campesinos y Estudiantes de Liberación contra el Imperialismo Yanqui” pero el nombre es lo de menos) para que sirvan a dicha organización terrorista.

He aquí las declaraciones de los soldados abatidos que lograron huir de la escena del crimen cortesía del Diario La República publicado el 10 de Mayo del 2009.

Cabo Ari Zevallos Tapia, de 19 años

“Yo vi a un niño matando a mi amigo, el cabo Robin Macedo Sima, que no pudo huir porque las esquirlas le habían reventado el estómago y estaba malherido. Una  de las señoras le dijo al niño, que tendría unos 11 años: ¡Mátalo! Y el niño le dio el tiro de gracia en la cabeza. Yo no pude hacer nada. Los senderistas se quedaron en la zona hasta que comenzó a oscurecer”.

Cabo Luis Pérez Shuña, de 22 años

“Había pocos hombres entre los atacantes. Eran las mujeres las que bajaban de los cerros y remataban a los soldados. Nosotros estábamos heridos pero no tanto como para no atacar, yo tenía la idea de atacar, pero al ver que también había muchos niños de 8 a 14 años, no lo hicimos. Era como querer disparar a mi hermanito, a mi sobrinito, no pudimos hacerlo, la verdad.”

Cabo Julio Fernández Vargas, de 19 años

“Del cerro bajaba gente gritando que íbamos a morir, que éramos unos mantenidos del Estado y por eso cogí mi fusil para  atacar, pero vi que quienes bajaban eran niños que recogían las pertenencias de los soldados  y también vi a mujeres que remataban a mis compañeros  heridos. A mí no me remataron porque estaba abajo y no me vieron.  En total serían unos cuarenta, entre hombres, niños y mujeres”.

Los cobardes que comenzaron toda la carnicería ocurrida durante dos décadas ahora están usando niños para adoctrinarlos y así poder seguir con su putrefacto grupo armado. Es triste saber que SL está arrancando la niñez de personas al hacerlas agarrar un fusil a la corta edad de ocho años. Estos chicos tienen todo el derecho de crecer seguros en un ambiente saludable y digno pero, al final, Sendero termina desgraciándoles la vida con su peyorata absurda y sus “mesías” de estiércol.

Aquí les presento las imágenes del programa Punto Final del Canal 2.

Pero esta pregunta viene al caso… ¿de donde provienen esos niños?

Lo más probable es que provengan de lugares cercanos al área ya que se requeriría de mayor logística en transporte (tanto en vehículos como en pistas) para que sean los traficantes de personas los posibles vendedores, o sea, Sendero los consigue por la zona del VRAE.

Aún así este acto de captar menores ilícitamente también es conocido como trata de personas (del cual hemos escrito en dos oportunidades anteriores). A diferencia de las niñas que son prostituidas forzosamente y a los niños que son confinados como esclavos a las minas informales (en ambos casos son búsqueda de trabajo), los niños que son reclutados por Sendero han sido engañados con un discurso facilista y clasista o bien han sido secuestrados de sus hogares mientras los terroristas iban por diferentes poblados. Esos chicos son amenazados por los terrucos de tal forma que si estos son desobedecidos se desquitan maltratándolos física y/o psicológicamente o bien comenzan a amenazar verbalmente en tomar acciones en contra de sus familiares.

El informe de la Comisión de la Verdad y Reconciliación afirma lo siguiente sobre Sendero Luminoso y su reclutamiento forzoso (o trata de niños).

“El PCP-SL, dentro de su política oficial, consideró a la niñez como parte del Ejército Guerrillero Popular, siendo la mayoría varones – 75.8% de las víctimas del reclutamiento fueron de sexo masculino95- de ocupación campesina y de zonas rurales del país. Los niños reclutados representaban la esperanza, el futuro del partido, dentro de su visión de guerra prolongada, los niños pasan a ser la reserva humana. Ellos serían el contingente que  reemplazaría a quienes cayeran en combate: “Hacer que los niños participen activamente en la guerra popular, pueden cumplir diversas tareas a través de las cuales vayan comprendiendo la necesidad de transformar el mundo… cambiar su ideología y que adopten la del proletariado”.

Si bien, algunos no fueron obligados, la mayoría de reclutamientos se realizó mediante coacción, engaños y violencia. Muchos participaron bajo presión y por temor a las represalias. Cuando las comunidades o las familias se negaron a entregar voluntariamente la “cuota” de sus hijos, los senderistas enrolaron a la fuerza a los jóvenes después de amenazar o asesinar a los que se oponían.”

Informe de la Comisión de la Verdad y Reconciliación Tomo VI Capítulo 1.8. Pag 613-614

Este panorama es sombrío y tétrico pero es así como un Sendero aliado a los narcos y practicante de la trata de personas se abastece de dinero y de gente. Es así como a un chico le despojan de una etapa tan valiosa, para su crecimiento, como lo es la niñez.

Hay que saber combatir a estas células que se escudan en menores matando impune y salvajemente. Por eso creo importante luchar contra el secuestro y la trata de personas comenzando por articular esfuerzos entre los gobiernos locales, las autoridades policiales y los ronderos de las zonas del VRAE para concientizar sobre la magnitud del problema y la necesidad de confrontarlo sin que un niño, que al final es víctima de todo este atropello, salga lastimado.