Salte la navegación

Tag Archives: entorno

El "bullying" puede ser tanto físico como verbal... pero llega a ser una tortura

El “bullying” o acoso escolar es algo que nuestro entorno esconde y que sólo nos damos cuenta en nuestro país cuando a un chiquillo lo dejan parapléjico. Este problema se suscita cuando hay un indivudo o grupo “abusador(es)” y de “una víctima” al cual sistemáticamente le lanzan agravios verbales y/o físicos de los primeros debido a ciertos razgos en su forma física, conducta y/o expresiones que lo distinguen de “los otros”. En el Perú el 47% de escolares en primaria confesaron maltratos ocasionados por el “bullying”.

También es una forma en la cual los abusadores buscan cierto grado de “reconocimiento” en el ámbito donde están sometiendo a la humillación un sujeto que supuestamente “lleva las de perder” y/o grupo con el cual converge. Y ello, lamentablemente, puede ser alentado por los hábitos que un chico recibe en su casa o en otros medios (en menor proporción) y que se demuestra a través de un factor muy importante en la educación no formal:,.

Lamentablemente el “bullying” es un factor que no se toma en cuenta y se tiende a minimizar por parte de algunas autoridades escolares – profesores y directores – donde, en el mayor de los casos, es que se producen este tipo de abusos debido a la convivencia de un tercio del día de semana en la cual los mismos alumnos se ven las caras y hacen diversas actividades juntos. Asimismo, los padres suelen obviar dichos problemas y los chicos y chicas, víctimas de ello, callan porque no se les atiende debidamente y para evitar más problemas.

Los "agresores" pueden descontrolarse y dejar secuelas

Las consecuencias según si uno es “abusador” o “abusado” pueden variar: desde ser prepotente, intolerante o abusivo por un lado, o depresión, falta de autoestima, desconfianza, revanchismos e inclusive buscar el mismo suicidio por el otro. El problema se agrava cuando ello es alimentado por otras personas cercanas que tildan dicha tortura diaria, en muchos casos, como si fuese algo poco relevante enrostrándoles que hay otras personas con peores problemas en la actualidad.

Una educación inclusiva desde la raíz de los hogares y de las escuelas tiene que hacernos luchar contra el abuso de menores entre ellos mismos ya que ello no intervenir en dicho problema perjudica a diversos actores de la sociedad (tanto abusadores como abusados) en aprender y/o desaprender conductas en torno a la tolerancia y a la convivencia.

Las consecuencias de no enfrentar adecuadamente al “bulling”, incluso, pueden desencadenarse en ciertos actos delictivos cuando estos niños son menores (tal como hemos visto al comienzo) y/o inclusive cuando éstos alcancen la mayoría de edad. Y ojo, las cicatrices que dejan en el alma y muchas veces en el cuerpo este fenómeno del “bullying”, a sus víctimas, pueden que no se sanen con mucha facilidad a pesar del paso del tiempo.

Dile no al "Bullying"

Asi que si ven a un menor o menores abusando de otros incúlquenles el respeto al otro y de la riqueza presente en cada persona. No dejemos que la inocencia sea una excusa de la pesadilla en vida que un chico o chica puedan tener. A su vez urge trabajar en espacios que influyan a mitigar los efectos del “bullying” y que ello se remita a la sociedad, en general, con índices de violencia que desciendan en nuestra realidad. No esperemos que otro chico quede parapléjico para enterarnos que es “bullying”.

Imagen sacada del Archivo Casasola

¿Alguna vez han visto algún personaje en la municipalidad utilizando los fondos estatales para su campaña proselitista?, ¿se han percatado que en estas épocas electorales la autoridad permite que se parche las pistas para justificar las “obras” que no se están realizando adecuadamente?, ¿se ha dado cuenta que el discurso de los dirigentes ediles va dirigido hacia los “vecinos” (o sea, electores) en vez de fomentar la integración entre distintas personas que pasan y hacen el entorno?, ¿son las fronteras del distrito donde vives inseguras y descuidadas porque allí no es donde se concentra el caudal de votos?, ¿tienen los paneles municipales el nombre del alcalde con los colores de su agrupación política adrede?, ¿o utiliza los espacios públicos para el púlpito, pero cuando otros los utilizan manda el serenazgo y la policía a amedrentarlos?

Si el distrito donde vives, donde trabajas o por donde andas tiene esas características lo más probable es que allí ejerza el poder un “alcalde chacrero”. “Chacrero” porque utiliza los recursos municipales como un botin el cual posee para poder vender una imagen de bienestar ligada a su persona y ello se ve reflejado en la propaganda estatal que despliega por todo el distrito con la plata de todos. Ello sin que necesariamente sus mensajes sean ciertos.

Las autoridades chacreras también intentan sacarle la vuelta a la ley electoral del JNE (Carlincatura del 17/04/2010)

El propósito de estos es de mantener cierto control en la jurisdicción en la que están o para postular a cargos mayores. Estas autoridades van a la reelección o delegan a otra persona muy cercana sus funciones con tal de mantener cierto ejercicio de poder y/o influencia política dentro de la jurisdicción. Eso les permite manejar ciertos favores y/o tratativas y también les permite ocultar ciertos datos irregulares (que van desde equivocaciones técnicas hasta graves actos de corrupción y desfalco).

Éstos alcaldes utilizan, en mayor medida, a aquellos votantes que no tienen noción de por quién votar (y que son varios… sobretodo en elecciones distritales). Es por eso que apelan al nombre de simple recordación mediante la ya mencionada la propaganda empleada por el ente jurisdiccional en la cual ejercen funciones para que, en tiempos de elecciones, éstos salgan reelectos o, sino, salgan sus allegados.

El alcalde limeño Luis Castañeda utiliza este espacio público para sus eventos, pero cuando las manifestaciones son en contra... (haga click)... síntomas de "chacrerismo"

Como ya verán, los “alcaldes chacreros” se muestran en “su mayor resplandor” en las elecciones utilizando, incluso, el aparato municipal a su favor y en contra de los oponentes. Es decir, por un lado pueden estar utilizando camionetas de la municipalidad para su campaña y, por el otro, usan el serenazgo para cerrar loscales de campaña de los adversarios o retirarles sus paneles contraviniendo cualquier ley electoral.

Ya lo sabe… si el distrito u provincia tiene los síntomas mencionados es porque su máxima autoridad es un “chacrero”, porque usa el aparato municipal como si fuese su propia chacra y como si este fuera el gamonal que opera todo superficialmente, pero que manda a sus capataces a hacer el trabajo sucio. Están advertidos.