Salte la navegación

Tag Archives: catedral de lima

Arzobispo de Lima Juan Luis Cipriani

El cardenal Juan Luis Cipriani es el Arzobispo de Lima y, usualmente, se mete en temas en los cuales pretende imponer su arbitraria visión, ante todos los ciudadanos del Perú, alegando que él lleva “la palabra de Dios” por ser el máximo representante de la iglesia Católica en nuestro país (iglesia que cuenta con mayor número de seguidores en esta tierra del sol). Aún considera que el estado debe de ser confesional (que el poder vaya amarrado con la iglesia) y lleva de un lado al otro, tanto en su púlpito de la Catedral de Lima como en otros medios como radios, declaraciones sesgadas, a través del fundamentalismo ideológico troglodita e intolerante, de la secta católica del Opus Dei.

Caricatura de Álvaro Portales

Cipiani, a través de la ideología sectaria en mención, no reconoce las necesidades de contar con un estado laico (independiente de cualquier religión) ni de metodos anticonceptivos de planificación familiar (cree que la abstinencia es el único método anticonceptivo posible y que el resto son actos “impuros” o “abortos”) ni de la necesidad del respeto entre distintas personas (pues cree que los Derechos Humanos son una cojudez) y considera que el resto de gente que incumple con dicha ideología teológica son “pecadores” que no están en el mismo “nivel espiritual” de uno (o sea, segregación).

Pues bien, antes de ver cómo el arzobispo se quiere meter en políticas de salud pidiendo que rueden cabezas, cual cardenal de la inquisición, escuchemos las declaraciones del ministro de Salud Óscar Ugarte referente al Anticonceptivo Oral de Emergencia (AOE) que es la pastilla que evita la concepción de un embrión ante una eventual relación sexual (Cortesía de minsaperu1).

Más caricaturas de Álvaro Portales

Como verán, el Ministro de Salud quizo impulsar la “Pildora del Día Siguiente” o AOE de forma gratuita para aquellos sectores que no pueden acceder al precio del mercado. Sin embargo, el Tribunal Consitucional, en Octubre del año pasado, emitió un fallo prohibiendo que el estado la distribuya gratuitamente por dudas de que esta sea “abortiva” (cabe señalar que la Constitución del Perú “defiende la vida desde la concepción”… arcaico creo yo) sin basarse en estudios biológicos / científicos.

Artículo 2º Inciso 1. – Toda persona tiene derecho a la vida, a su identidad, a su integridad moral, psíquica y  física y a su libre desarrollo y bienestar. El concebido es sujeto de derecho en todo cuanto le favorece.

Cabe señalar que luego el Ministro de Salud se basó en trabajos científicos de una autoridad mundial de la salud, como la Organización Mundial de la Salud (OMS), quienes concluyeron que dicha píldora no es abortiva dejando sin efecto la sentencia del Tribunal Constitucional. El ministro comenzó a impulsar la distribución gratuta del AOE y el cardenal puso el grito al cielo diciendo lo siguiente:

“No sé qué espera el doctor Alan García para mandar al ministro (Ugarte) a su casa (…) un ministro que se dedica a distribuir pastillas (Anticoncepción Oral de Emergencia) para matar a los embriones, no es un ministro de Salud”

La forma como lo titula Canal N por cortesía de gerardolipe20.

Más Información sobre el AOE lo puede ver haciendo click en la foto

A Óscar Ugarte lo podemos criticar por diversas cosas como la falta de prevención ante las heladas en la sierra sur (y matar el tiempo peleándose con un inepto como Hernán Fuentes), la demora de la construcción del Hospital de Ica o la prepotencia con la que hace el Instituto Nacional del Niño en San Borja, pero la medida de hacer el AOE accesible a mujeres con carencias económicas es un acierto que nadie le puede negar a Ugarte para que las mujeres puedan adquirir dicho producto en caso de una fecundación no deseada y más aún si es que presenta pruebas científicas que dan a conocer que el consumo de dicha pastilla no es abortiva.

Caricatura de Jorge Agueda

Por eso Cipriani debe dejar de amordazar ministros que no le han dado en su gusto fundamentalista ni que haga rabietas por algo que, como autoridad de otra institución que vela por las creencias de la gente, no le compete. Puede decir, como cualquier persona, su punto de vista pero debe de sustentarlo mediante métodos científicos y debe de dejar de usar su puesto con fines fundamentalistas que nada aportan a una seria discusión sobre el tema.

¿Por qué Cipriani no aprovecha su tiempo en ubicar y sancionar a aquellos pésimos elementos de la iglesia que se aprovechan de la inocencia de niños y niñas en el Perú para abusar de ellos sexualmente… ¿o es que acaso para eso es que quiere evitar las medidas de planificación familiar?… sea como sea el que tuvo que irse, hace tiempo a su casa, debió ser el mismo Cardenal.

Pd. En todo caso yo ya fijé posición. Si bien no me gusta que las mujeres aborten creo que debería de permitírsele hasta los 3 meses de gestación para evitar los problemas vistos en el artículo “Los Paradigmas del Aborto” (haciendo click en el feto).

Plaza Mayor de Lima

Fue el 6 de enero de 1535, coincidiendo con la festividad de la bajada de “Los Reyes Magos”, la fecha en la cual los conquistadores españoles llegaron a las tierras donde se iba a construir la capital peruana. Sin embargo, sería el 18 de Enero el día en el que el conquistador Francisco Pizarro fundó, en un verano soleado por el valle del Río Rimac en lo que ahora es nuestra Plaza Mayor, el asentamiento humano al cual llamó “Ciudad de Los Reyes”.

Nota: ¿Por qué se llama Lima?

Para ver ello expongo un extracto del texto de “El Verdadero Nombre de Lima” por Alfonsina Barrionuevo.

“Cuando llegaron los españoles el Rímac era apenas un río de agua dulce, de remansos, maternal en cierto modo, cargado de abundantes camarones y peces, que en la lengua nativa recibía más bien el nombre de mama o mamaq por los carrizales de este nombre que aún abundan e sus orillas cuenca arriba. Ellos, por dificultades de pronunciación, le quitaron la ¿r¿ inicial y comenzaron a llamar al valle limaq, por estar la ciudad que fundó Francisco Pizarro en sus orillas y después acabaron con la cola, dejándola en Lima como hoy se conoce.”

Desde entonces dicha plaza ha sido testigo mudo de interacciones con los poderes municipales, eclesiásticos (católicos) y sobretodo el gubernamental. Un poco de esta historia nos lo cuenta el arquitecto Victor Mejía quien due entrevistado por Henry Spencer allá a finales del 2008.

Como lo ven la Plaza Mayor también era el espacio público por excelencia desde el cual, en democracia, se practicaba la ciudadanía y la organización entre los componentes humanos que conformaron nuestra ciudad capital. ¿Pero que pasa ahora? Ahora es sinónimo de intolerancia, arbitrariedad y prepotencia.

Quisiera mostrarles por qué es que ello se pone en manifiesto en la Plaza Mayor. Para ello remontémonos hace unos días (exactamente el Domingo 11 de Enero) donde los alumnos, padres de familia de los alumnos y ex-alumnos del Colegio Santo Toribio de Mongrovejo se manifestaron en contra de la venta de su colegio en la homilía de la Catedral de Lima.

Policía alejando de la Plaza Mayor a la comunidad del colegio de Santo Toribio de Mogrovejo (Cortesía Prensa Libre)

¿Ante quienes manifestaban su indignación? Ante el Monseñor Juan Luis Cipriani quien quiere dejar a los chicos sin colegio por la mala administración que “directores a dedo suyo” (cabe precisar que, por el hecho de ser un histórico colegio religioso, los directores lo ponen el arzobispo de Lima) hicieron de su escuela y que por ello ha hecho que la institución reciba varias acusaciones de ex-trabajadores.

Así es como todos ellos fueron a increparle al Monseñor a la Catedral de Lima (curiosamente el poder eclesiástico) porque si protestaban en los alrededores de la Plaza Mayor iba a pasar lo que luego ocurrió después que la policía los desalojaran del recinto: la misma policía golpeó a los manifestantes… inclusive a los chicos quienes sufrieron los daños más graves de dicha protesta.

La información llega por cortesía de pantelperu1.

Nota grave: Hubieron chicos que quedaron contusos, golpeados con varilla e incluso que perdieron el conocimiento durante la manifestación en las afueras de la Catedrál colindante con la Plaza Mayor.

Incluso los policías golpearon a menores de edad (Cortesía: Prensa Libre)

Ahora comparémoslo con lo que tenemos el dá de hoy. El mismo alcalde de Lima, Luis Castañeda Lossio, está organizando la celebración por el 475 aniversario de Lima a todo dar en la Plaza Mayor con fuegos artificiales y participación de distintos intérpretes como los Hermanos Yaipén entre otros. Y ojo, no es la primera ni la segunda ni la tercera vez que trata la Plaza Mayor como su chiquero. Ojo que su vecino de Palacio de Gobierno, Alan García, también ha estado utilizanzo dicho lugar varias veces el patio colindante.

¿Es que acaso uno no debe de ser consistente con sus quehaceres respecto a las manifestaciones?, ¿por qué no deja Castañeda, de una buena vez, prohibir toda clase de manifestación o permitirlas?, ¿por qué tenemos que soportar que usen Plaza Mayor al criterio de los que quieran los gobernantes? y peor aún… ¿por qué permite a que se golpeen chicos?

Pero si pueden hacer cualquier evento organizado por el alcalde o por el presidente... ¿no? A esa multitud no golpean pero... ¿ si a niños reclamando por su educación?

Por eso lo único que pido en este Aniversario de Lima es un criterio consistente de acuerdo al espacio público. No me vengan con esa cantaleta que “debemos de beneficiar al turismo en desmedro de la equidad en la forma de expresarnos”… simplemente quiero un criterio sólido acerca de las manifestaciones: ¿son permitidas, tanto las protestas como los tonazos que se arman en Plaza Mayor, o deben de prohibirse por completo?… para que ello no dependa de la soberbia y la arrogancia de los gobernantes de turno.