Skip navigation

Daily Archives: diciembre 29th, 2009

Forenses de la fiscalía ayacuchana hallaron en una fosa común los restos de 25 colegiales asesinados en 1983

Lo ocurrido en la comunidad de Umasi (distrito de Canaria, provincia de Víctor Fajardo, departamento de Ayacucho) en 1983 son de esas historias donde bien se reflejan el fuego cruzado o el cautiverio en el que se encontraba la población de Ayacucho y la negligencia e incluso criminalidad  operativa de algunos integrantes del ejército peruano, allá a comienzos y mitad de los 80`s, al matar y ultrajar a víctimas que ya de por si pasaban la penuria de haber sido secuestrados por el grupo terrorista de Sendero Luminoso.

Fosas Comunes como lugares para ocultar delitos

Las consecuencias salieron a la luz este 24 de diciembre: hallan tres fosas de 25 niños asesinados en la parte posterior del colegio de Umasi. Todo indica a que fueron los efectivos del ejército comandados por el general EP Clemente Noel Moral quien era, en 1983, jefe Político y Militar de Ayacucho y Huancavelica.

¿Qué ocurrió? Lo que solía pasar… que miembros de sendero reclutaron a la fuerza a los niños para adoctrinarlos, según su ideología, teniéndolos en un colegio ajeno a su zona (pues los niños pertenecían a la otra comunidad de Raccaya), sometiéndolos a “estudiar” su estúpido panfleto político y su incorporación a la lucha armada para que formen filas en el grupo terrorista.

Gral. Clemente Noel Moral. Falleció en el 2005 y nunca esclarceció los hechos.

¿Qué hizo el ejército? En vez de diferenciar los actores para matar y/o capturar a los verdaderos senderistas, en un momento oportuno, mataron a todos los que estuvieron en el colegio (niños, niñas, profesores y senderistas). Inclusive, antes de matarlos, los efectivos del ejército violaron a las mujeres y a las niñas. Al final murieron 54 personas inocentes aparte de los terroristas acribillados (siempre siendo claros de que los terrucos no son ni deben de considerarse víctimas).

En el Tomo Anexos, Anexo 4, Conscernientes a lo casos ocurridos en Ayacucho el Informe de la Comisión de la Verdad y Reconciliación lo consideró el crímen como el Caso 1003104 y dice lo siguiente.

“Año: 1983
Lugar: AYACUCHO / VICTOR FAJARDO / CANARIA / RACJAYA
Responsables: Sin determinar, Ejercito, PCP – Sendero Luminoso
Testimonios: 100249, 100250, 100251, 100252, 100290, 100291, 100293, 100325, 100540, 201453


El 31/10/1983, en el poblado de Racjaya, distrito de Canaria, miembros del PCP-SL incursionaron en la zona y reclutaron a 54 comuneros, entre hombres, mujeres y menores de edad, conduciéndolos a la escuela del poblado de Umasi, donde pernoctaron. Enterados de la situación, miembros del Ejército Peruano atacaron la escuela, produciéndose un enfrentamiento en la que murieron 55 personas identificadas, todas naturales de Racjaya.”

El nombre de las víctimas lo pueden ver en el blog de El Morsa.

Los casos analizados, el tiempo y la erosión de la tierra revelando las víctimas del conflicto le están dando la razón a la CVR... otro ejemplo no muy lejano ha sido la revelación del caso Putis.

Eso es uno de los tantos crimenes que debieran ser resueltos para limpiar la honorabilidad del ejército de esos elementos que mancharon el uniforme pero que, lamentablemente, en dicha institución intentan ocultar al no dar información acerca del tema. Peor aún, con ministros de defensa que sindican la lucha por alcanzar el respeto de los derechos humanos como una traba para los quehaceres militares¿no será que la misma violación indiscriminada de DDHH impulsó la violencia habida, ya en ese entonces, por todo el país?… recuerden que este crimen data de 1983, años en los cuales el Informe de la Comisión de la Verdad asegura que hubieron una escalada de actos violentos por parte de sendero y las FFAA que multiplicaron más aún la escalada de violencia… o sea, mano dura.

Foto de excavaciones en Umasi cortesía de Correo de Ayacucho

La fosa común es una clara práctica de ocultar pruebas que difería con los usos que Sendero hacía de sus víctimas ya que éstos preferían regarlas por todo el camino con letreros alusivos a “la traición” para infundir miedo. Esto se debía a que el Ejército representaba, en ese momento, al estado y por lo tanto sus prácticas debieron ir de acorde a las leyes y a los principios de la patria.

Es terrible que hayan personas dentro de las instituciones armadas que nos condicionen a un esquema sesgado de polaridad que no permite ningún tipo de integración. En pocas palabras: “agradece que derrotamos al terrorismo y no nos pidas cuentas malagradecido”. Pero habían formas e inteligencia que aplicar y que no se han hecho posibilitando esta clase de crímenes que a todos nos duele haber soportado como parte de un país.

Cada vez hacen que esta caricatura de Piero Quijano tome más vigencia

Otro motivo más que corrobora el caracter científico/investigativo del Informe de la Comisión de la Verdad y Reconciliación (cuyos detractores reacios en vez de propiciar investigaciones, datos esclarecedores y meter a los criminales dentro de sus instituciones a las cárceles se basan en el espíritu de cuerpo y en culpar a las ONGs de todos los delitos de los agentes militares), el reclutamiento forzoso de los niños por parte de sendero luminoso (vigente hasta nuestros días) y la falta de solidaridad e identficación entre peruanos parece que en un futuro, no muy lejano, nos irá pasando factura.